Nuevas medidas tributarias en Colombia


A partir de la declaratoria de la pandemia mundial del virus denominado Coronavirus (“COVID-19”), se han suscitado distintos cambios y eventos que indudablemente nos han afectado en el desarrollo de nuestras actividades diarias y sobre los cuales se requieren herramientas y mecanismos jurídicos y económicos que nos permitan afrontar estos tiempos difíciles con la mayor determinación.

Es así como nuestros empresarios locales y la inversión extranjera se están viendo afectados en la percepción de sus ingresos y el desarrollo de sus actividades económicas, lo cual afectará su productividad, su base de empleados, a sus proveedores y en sí toda su cadena productiva, lo cual presumiblemente tendría su mayor pico negativo en este primer semestre del año, sin perjuicio de lo que pueda venir a partir del mes de julio del año 2020 en materia económica a nivel mundial.

El Gobierno Nacional, en materia tributaria, amplió los plazos en el pago de impuestos y contempló algunos beneficios como por ejemplo el simplificar los trámites y requisitos para solicitar saldos a favor por parte de los contribuyentes. Sin embargo, no se ha dado en el país lo que sí se ha presentado en algunos países de la región y es la modificación de las obligaciones sustanciales de los contribuyentes que alivia su carga impositiva, lo cual termina afectando seriamente su caja efectiva para afrontar estos días de la pandemia.

RP Asesoría Empresarial ha evaluado una alternativa que, dependiendo de cada caso, podría resultar viable y es la aplicación del artículo 809 del Estatuto Tributario que permite hacer reducciones proporcionales del anticipo del impuesto sobre la renta en dos escenarios:

a) Cuando en los tres (3) primeros meses del año o período gravable al cual corresponda el anticipo, los ingresos del contribuyente hayan sido inferiores al quince por ciento (15%) de los ingresos correspondientes al año o período gravable inmediatamente anterior;

b) Cuando en los seis (6) primeros meses del año o período gravable al cual corresponda el anticipo, los ingresos del contribuyente hayan sido inferiores al veinticinco por ciento (25%) de los ingresos correspondientes al año o período gravable inmediatamente anterior.

En cualquiera de los escenarios mencionados que se encuentran previstos en la normativa tributaria vigente, el contribuyente podría solicitar a la DIAN la reducción del anticipo, adjuntando las pruebas necesarias para ello, con lo cual la DIAN debe emitir un acto administrativo directo al solicitante, donde fijará el monto del anticipo definitivo a cargo del contribuyente y su forma de pago.

Esta decisión final, que sería la esperada con la solicitud que se efectúe, implica el pago reducido del anticipo del pago del impuesto sobre la renta, lo que permitiría tener al contribuyente un mayor flujo de caja que le ayude en estos momentos a seguir manejando sus recursos actuales para sobrellevar y superar la crisis actual.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags

© RP ASESORÍA EMPRESARIAL -  2020

  • Black Facebook Icon
  • Icono negro LinkedIn
  • Negro del icono de Instagram